Free download. Book file PDF easily for everyone and every device. You can download and read online La escribana de París (Nueva Historia) (Spanish Edition) file PDF Book only if you are registered here. And also you can download or read online all Book PDF file that related with La escribana de París (Nueva Historia) (Spanish Edition) book. Happy reading La escribana de París (Nueva Historia) (Spanish Edition) Bookeveryone. Download file Free Book PDF La escribana de París (Nueva Historia) (Spanish Edition) at Complete PDF Library. This Book have some digital formats such us :paperbook, ebook, kindle, epub, fb2 and another formats. Here is The CompletePDF Book Library. It's free to register here to get Book file PDF La escribana de París (Nueva Historia) (Spanish Edition) Pocket Guide.
History, Philosophy, and Theology in the Age of European Expansion

Governors successively complained about the absence of Spanish merchant vessels. These men refused being branded as slaves and claimed to be free, just as the other fugitive caught and put in shackles in the forecastle of the vessel for opposing to being marked with la coronilla the royal insignia.

Some of his predecessors in the clergy had made a fortune out of it. But, he was different. Hailing from the Mercedarian order, the bishop had chosen to live in austerity. The prelate denounced the abuses suffered by some families at the hands of regal officers, as he had observed on many occasions. His diatribe also focused on the commerce that had turned the port town of Riohacha, some hundred miles further north, into the centre of illegal trade in the whole of New Granada. Furthermore, silver and gold were traded with foreigners in exchange for goods.

The community at large should benefit from merchant trafficking, by being able to secure goods else unavailable through the official, meagre channels of commerce afforded by scarce Spanish vessels. Hence more on the basis of this moral understanding of redistributive justice than on official grounds of illegality did the bishop severely criticize the abuses and excesses of such commerce.

Business in Spanish colonies could offficially be conducted by and among Catholics only. Thus, in their interceding letters, the governor and the corsario explicitly invoked the motive of authorising inquiry about two new catches made by Don Jose and brought into the port of Riohacha. Their very position of power enabled them to fit out ships and start privateering activities. Campuzano Polanco is a case in point, hailing from a highly respectable family in Santo Domingo. After serving in the company of Sergeant Major Don Juan Perez Caro, the enterprising young man sought better economic prospects for himself.

Aided by his family, he equipped his first vessel, a sloop balandra named El Firme thus opening a new chapter of his life as a privateer. He was now ready to move further to the coasts of Rio Hacha, Cartagena and Portobelo. His misdemeanour was not limited to being at sea: on land, he even threatened a fiscal of the Audiencia in Santo Domingo to avoid legal prosecution. The importance of Catholic faith as a pillar of colonial society and respectability in the Spanish-speaking Christian world was still paramount, including in Santo Domingo.

Often the interdict entailed a real quarantine, including of all the people interacting with him or her. In this he had the support of the governor and other influential secular elite of the town involved in every step of the economic process of corso, from granting licenses to providing garantees and retailing goods.

Don Antonio not only granted them refuge in his episcopal abode. The news reached the episcopal palace at dawn. By midday, the ecclesiastical penalty was declared and recited by an attorney apoderado. At any rate, several months later, a rather changed corsair disembarked again in the northern port of RioHacha on that afternoon of May From legendary and intrepid conqueror of the Caribbean seas he had become a diminished man, frail and weathered by a battle just incurred with a Dutch boat carrying a cargo of slaves.

True, it was not the first time in Spanish colonial history that the depositaries of lay and religious powers would be at loggerheads. Nor was it the first time in Santa Marta a prelate opposed a governor especially in matters of slave trade, given the role priests generally played as moral arbiters.

After the corsair returned to Santa Marta to plead for absolution, the prelate had the edict of excommunication publicised. In addition, a procession left the Cathedral with a cruz enlutada lit. In order to fully grasp the stakes and the formidable clash between religious and secular authorities, we must understand the powers each represented, often one at the expense of the other. I f the governor of Santa Marta was the foremost representative of the Crown in the province, he was often left without financial and military resources. Both public funds from the various successive Audiencias and licit avenues of commerce were scarce in the area.

Consequently, the agents of the Spanish Crown meant to preserve Its interests were often found exerting themselves in illicit commerce. In , he even extended his assistance towards protecting the city from further attacks when the governor refused to take any action. The latter had not only become virulent in his attacks against the former in his capacity as governor. Similar cases of overzealous bishops occurred elsewhere, as in colonial Venezuela.

After all, both the Crown and the Church had enacted dispositions towards protection of Indians and slaves. Engle , Nobel Prizes in Economics, Bachelor of Arts in Economics. UC3M International Chair since Visiting Professor Sabbatical years , Department of Economics, Georgetown University, courses and Vice-Chairman of the Department of Statistics and Econometrics, Associate Editor, Macroeconomic Dynamics, since Associate Editor, European Economic Review, Economic Advisor. Ministry of Economics and Competitiveness, Ministry of Science and Innovation, Marie Curie, European Commission, Ministry of Culture, Main Researcher of the Project.

With G. Burgess of the Bristol University United Kingdom. Malgrange y J-P.

Silvoarable Systems in Europe – Past, Present and Future Prospects

Instituto de Estudios Fiscales. Joint work with J. Molinas and D. Antoni Bosch, editor and Instituto de Estudios Fiscales. Joint work with C. Molinas, F. Ballabriga, E. Canadel, E. Manzanedo, R. Mestre, M. Joint with S. Economic Letters , —, Journal of Econometrics 19, —, Joint with G. Computational Statistics and Data Analysis , —, Joint with Rodolfo Stucchi.

Journal of Productivity Analysis, V. Oxford Bulletin of Economics and Statistics, Volume 74, issue no. Joint with J. Oxford Bulletin of Economics and Statistics, V. Journal of Econometrics , , , Guasch, M. De Orte and J. Singapur Economic Review, Vol. Joint with A. Fosfuri and J. Research Policy. Encyclopedia of Complexity and System Science. Garcia and Teresa Santos.

Computacional Statistics. Joint work with A. Communications in Statistics-Simulation and Computation. Garcia and F. Journal of Time Series Analysis. Joint Work with R. Empirical Economics. Joint Work with M. Joint with R. Pascual and M. European Journal of Finance. Joint with M. Spanish Economic Review. Joint Work with F. Aparicio and A. Editor: Ch. Progress in Financial Markets Research. Nova Science Publishers, New York. Macroeconomic Dynamics. Joint with P.

Crew and P. Dicho en otras palabras, el conjunto de gente que vagaba por el territorio en busca de tierras fertiles donde establecerse, empleaba la palabra panaca para designar a varies de sus grupos y linajes. De acuerdo can este postulado, la voz panaca se ernpleo para los miembros de los linajes incas, mientras la palabra ayllu era usada en el Cusco yen Ayacucho en tiempos anteriores a la llegada del grupo de Mango. Mas adelante los espafioles contribuyeron a difundir aun mas la voz ayllu, aplicandola a todo el Tahuantinsuyu. En la relaci6n de las panaca, segun los cronistas, se sefialan cinco panaca para la mitad de abajo, 0 burin, y seis para el banda de arriba, D hanan.

Sabre la panaca de Huayna Capac es importante aclarar que este linaje dio su nombre al centro administrative inca edificado en el norte, en el actual Ecuador y no viceversa como err6neamente se ha supuesto. En la probanza de Juan Sierra de Leguisarno, hijo de Mancio y de la iuista Beatriz Yupanqui, algunos testigos declararon que Tumipampa se llamaba antiguamente Surampalli ver Rastworowski Estas panaca reales, junto a los ayllus custodios formaban la elite cusqueria, y es conveniente subrayar que no 58 trata de grupas miticos pues existe abundante informacion sabre ellos en los documentos de archivos, a traves de los cuales sabemos los lugares que habitaban y los campos que poseian a finales del siglo XVI.

Es indudable que las panaca durante el incario, adernas de formar la corte del soberano, se desempefiaron como facciones polfticas. Sus alianzas 0 enemistades jugaron un rol preponderante en la politica inca yen la historia de la sociedad cusquena, Adernas de las panaca tradicionales, mencionadas lineas arriba, las cr6nicas hacen menciones esporadicas a otras panaca que posiblemente tuvieron un papel importante en tiempos anteriores y que quedaron postergadas par grupos antagonicos can mayor poder.

Es interesante anotar que si las aiiadimos a las tradicionales, forman un total de ocho panaca par eada mitad, es decir ocho para hanan y otras tantas para burin, mimero frecuente en la organizaci6n andina de los ayllus por ser un multiplo de la dualidad y de la cuatriparticion, Par otra parte, los Libras Parroquiales del Cuseo contienen -los nombres de-unasertede ayllusexistentes durante-los-siglos. Para los Hanan Cusco, dos eran las panaca eliminadas de la lista oficial.

La primera se llam6 Cusco Panaca y se situaba en el Antisuyu durante las ceremonias de la Citua; quiza represent6 a los descendientes de Ayar Auca que dieron su nombre a11ugar conquistado par ellos. La segunda fue lnaca Panaca, y su caso es interesante porque suministra informaci6n sabre 1a estructura de los linajes reales.

Segun la relaci6n de ceque, la primera huaca del quinto ceque de Chinchaysuyu se llamaba Cusicancha a Recinto Venturoso, colindante con e1 templo de Coricancha. En aquellugar naceria Inca Yupanqui quien mas adelante tornana el nombre de Pachacutec , motivo par el eual, desde entonces, alll hicieran sus sacrificios los miembros de Ifiaca Panaca Rowe , CH 1; Sarmiento de Gamboa , cap.

La afirmaci6n de que un Inca reinante no pertenecia a ninguna de las panaca "oficiales" nombradas en las cronic as sugiere varios hechos que es necesario considerar. Primero, esta noticia apoya nuestra hipdtesis de la existencia de un mayor mimero de panaca antiguas; en segundo lugar, el nombre Ifiaca ofrece una marcada connotacion femenina. Segun Gonzalez Holguin : "Yfiaca - la mantellina de la cabeca Yfiaca frusta -la senora de ayllo de Incas 0 nobles Ifiaca yiiaealla pachallicuni a pallapallalla - vestirse. En Bertonio 19S6, 2da. La presencia de un ayllu Hamada liiaca Panaca apoya la posibilidad de que fuese un linaje de filiacion matrilineal de mujeres nobles, a diferencia de los ayllus patrilineales.

Sting - Message In A Bottle (Live)

Mayor confirrnacion se halla en e1 hecho de que Pachacutee abandon6 su ayllu natal para incorporarse al Hatun Ayllu. La diferencia entre las panaca y los ayllus estaria justamente en poseer estructuras sodales diferentes. De ser correcto este planleamiento, cada Inca nacia en una panaca y pasaba a otra euando recibia la mascapaycha. Mudarse de linaje no significaba la creaci6n de un nuevo grupo, sino el paso de un grupo a olro. Este heche, adernas de ser una practice particular de los linajes incas, daba una enorme importancia al ayllu a panaca de 1a madre de un soberano.

Sarmiento de Gamboa , cap. Durante el virreinato, Ifiaca Panaca pertenecia a la Parroquia de San Jeronimo, y en una provision hecha en e1 Cusco en sobre deslindes de heredades, las tierras de Ifiaca Panaca eran vecinas, por un lado, de Suesu y Aucaylli panaca y, par otro lado, de los campos de los chauincusco y de los arayraca ACC, leg. Es posib1e que este grupo diera su nombre al distintivo usado por el Sapan Inca.

Navegación

La segunda panaca se llama Sauaseray panaca y Sarmiento de Gamboa , cap. En las lnformaciones de Toledo Levillier , t. II algunos naturales afirmaron que los sauaseray salieron de Sutic Taco, a diferencia de Mango que pertenecia a Capac Toea. La tercera panaca era la de Yauri, que. Las panaca anadidas aumentaban en dos las correspondientes a los hanan y en tres las de burin, dando un total de ocho panaca para cada mitad, cifra cornun en el ande porque correspondia al esquema de la cuatriparUci6n.

Con el surgimiento del Estado, las panaca de los soberanos creadores de la hegemonia surgieron como las mas poderasas y ricas, pues can ellas se inicio la posesi6n de grandes tierras propias y de servidores en gran escala. Si bien al principia ellas contribuyeron eficazmenle al desarrollo del Tahuantinsuyu, a medida que transcurria el tiempo sus nurnerosos rniembros principiaron a crear problemas a los soberanos reinantes.

Cada rnornia de un Inca fallecido seguia como en vida y participaba en la vida politica: bajo la forma de oraculos opinaba y daba su parecer sabre los diversos sueesos. Las difieultades surgieron ala muerte de Huayna Capac, can la elecci6n de Huascar, y continuaran durante todo su gobierno, hasta que la panaca que apoyaba a Atahualpa logro triunfar.

El primero senala sus origenes y sus esfuerzos para hacerse de un lugar en el valle, el segundo, la forma como rompieron el circulo de poderosos vecinos y cambiaron a su favor el equilibria existente hasta entances entre las macroetnias. Estas narraciones contienen un fonda de sucesos veridicos encubiertos par la leyenda.

No se puede dudar de que el mito de Manco represent a un movimiento de grupos etnicos que llegaron a Acamama, pequefio villorrio ocupado por otros pueblos. La leyenda de Ia guerra contra los chancas responde a la necesidad que tuvieron los incas de explicar su realidad, es decir de contar los acontecimientos que desataron la expansion ineaica. Si bien la carencia de escritura entre los naturales y 10 confuso de las fuentes de los cronistas no otorgan una seguridad en el desarrollo de los hechos, par 10 menos la leyenda ofreee una version andina de los pasibles acontecirnientos.

Par otra parte, alga - "debio ocurrir effercusccqjara favofecer e1auge me-a;plies1efilF I. De alli que su historia este dividida entre e1mito y la realidad. Tambien as obvio que el poderfo incaico no se forja solo, una serie de factores positivos se aunaron para facilitar su engrandecimiento, a Ia par que una elite de hombres capaces supieron aprovechar de las circunstancias para la creacion del Tahuantinsuyu.

Cuando se trata de las conquistas incaicas debemos aclarar que, segun las evidencias arqueologicas conocidas ala fecha, su expansi6n databa de poco mas de un siglo antes de la llegada de los europeos. De la misma manera en que los incas trataban de imponerse y de dominar a sus vecinos, la macroetnia de los chancas, situ ada en la region de los rios Pampas y Pachachaca, aspiraba tambien a la expansion territorial, y sus conquistas la habian conducido al sur de sus dominios, a la regi6n de Andahuaylas. Debido al caracter legendario de 1aguerra contra los chane as no podernos asegurar cuando tuvo lugar.

Es posible que desde epocas anteriores se haya dado inicio al-enfrentamiento entre las dos etnias que concluyo con el asedio al Cusco y la total derrota chanca, unas cuantas generaciones antes de la aparicion de los hispanos. La cronies de Betanzos contiene la informaci6n mas detallada sabre las guerras definitivas entre ineas y chancas, cuyas hazafias el adjudicaba al principe Cusi Yupanqui, convertida mas tarde en el Inca Paehacutec.

Su relata tiene todas las aparieneias de un trazo de cantar indigena, yes posible que Betanzos tuviese acceso a la tradici6n oral de la panaca de Pachacutec a traves de su mujer, la prineesa Cuxirimae Ocllo, perteneciente allinaje de Paehacutec. Mas adelante explicaremos el porque de nuestra afirmaci6n. Esta iiusta habia sida concubina de Pizarro de quien tuvo par hijo Francisco, como su padre y Juan que muri6 nino. Despues de la muerle del Marques se caso can Juan de Betanzos, experto queehuista e interprets oficial en el Cusco, Es nalural suponer que tuvo largas conversaciones can los parientes de su mujer, y que fueron ellos sus informantes cuando el virrey Antonio de Mendoza le ordeno escribir una relaci6n que termin6 en Su obra perrnanecio inedita, y parte de ella se ha perdido": es probable que Sarmiento de Gamboa, cuando redactaba su propia cronica, eonsultase el manuscrito de Betanzos.

Esta adaracion es necesaria para explicar por que usamos de preferencia los datos de este eronista, pues interesa examinar parle de un posible cantar inca. Los chancas, de aeuerdo can sus mitos, sefialaban como su pacorina a 1ugar de origen a la laguna de Chacloeocha Cieza de Leon, La Cr6nica , cap. XV; Guaman Poma , fo1. El nombre de Choclococha surgio, segun Munia , lib.

VII , cuando en una batalla entab1ada entre los huancas y los huamanes quedaron derrotados los huancas, quienes en su precipitada huida echaron sus cargas de maiz a la laguna, llamada antiguamente Acha. En el verano siguiente un excesivo calor seco la laguna, y las sernillas gerrninaron produciendo tiernos choclos.

Desde en lances la laguna se canada can el nambre de Choclococha, tal como se le canace actualmente. El1ugar esta cercano al pueblo de Castravirreyna, a una altura de 4, metros sabre el nivel del mar. Otra leyenda relacionada con la misma laguna es mencionada par Arriaga Segun el, durante la procesi6n de Corpus los indigenes llevaban en unas andas "des corderas de la tierra" que saerifieaban a las dos lagunas: Chodococha y Urcococha, diciendo que las llamas tuvieron alll su origen.

En Palma de Mallorca, en la biblioteca de Bartolome March, ha sido descubierta la cr6nica completa de Juan de Betanzos. El hallazgo se debe a Mari Carmen Martin Rubio. Al igual que los Incas, el grupo chanca comprendia varios ayllus divididos tarnbien en dos bandos: hanan y hurin. Los pertenecientes a la mitad de arriba decian que su jefe rnitico era Uscovilca, mientras que los del bando de abajo consideraban a Ancovilca como su antepasado, y ambos personajes, como Idolos, en forma de piedras 0 guanca eran llevados a sus guerras Sarmiento de Gamboa , cap.

Antes de mencionar los divers os ayllus que campanian la etnia de los chancas verernos el significado del apelativa. El diecionario de Bertonio contiene la palabra cchancca, hila de lana. Gonzalez Holguin en su diccionario quechua menciona: chanca zzapa, bambolearse, andar temblando; chanchani a zzanzzani, ir saltando; chatica, pierna. Segun Recaredo Perez Palma , chonca es la parte del cuerpo en que se unen las extremidades y el sexo. Los chancas de Andahuaylas parecian ser parientes cercanos de los demas grupos que habitaban en 1a actual provincia de Ayacucho.

Garcilaso , lib. XV meneiona los ayllus que comprendia el grupo de los chancas, segun eran: los hancohuallus, los utunsullas y los urumarcas, habitantes del valle del rio Pampas; los vileas, de la meseta que esta sabre la orilla izquierda del mismo rio; los pocras, de los valles que circundan la actual eiudad de Ayacucho; los iquichanos, de las montanas al norte de Huanta; los morochucos de Cangallo y, par ultimo, los tacmanes y los quinuallas que vivian entre Abancay y la cordillera nevada. Navarro del Aguila , en su libra Tribus de Ankco Wallack da a la confederacion chanca mayor extensi6n territorial pues los alia can los huancas, y otorga mayor importancia a los ayllus pocras.

Si bien los chancas formaron quiza parte de una mayor confsderacion de grupos, no creernos que los dernas cornponentes de la supuesta rnacroetnia participaranen elataque al Cusco, de ser esto cierto, las pocas fuerzas cusquefias no hubie- -. Adernas Betanzos senala una dispersion de los efectivos chancas hacia otras regiones, 10 que demuestra la escasa cohesion de sus ejercitos: parecieran, mas bien, haber sid a hordas dedicadas a1pillaje.

Se puede plantear la hipotesis de que los chancas, dado su caracter indomito y belicoso, fueran quiza los responsables de la desintegracion del gran centro wari, y los principales culpables de su deterioro. Durante el gobierno de Viracocha, los chan cas salieron de sus tierras decididas a conquistar el mundo, partieron de Paucaray, su pueblo principal, situado a tres 1eguas de Parcos. Segun la usanza andina, dividieron sus ejercitos en tres partes, una de ellas tome la ruta hacia Cuntisuyu, teniendo par jefes a Malrna y a Irapa 0 Rapa, quienes representaban las mitades organizadoras de arriba y de abajo.

El tercer grupo tom6 la ruta mas directa al Cuseo, y era condueido por Tumay Huaraca y Astu Huaraca; tarnbien llevaba consigo a Huaman Huaraca que era el encargado de negociar la rendicion del Inca para un analisis de los apelativos de los jefes chancas, ver Rostworowski LIegados los chancas a Vilcacunga, enviaron sus ernisarios al Cuseo anunciando su intencion de someter a los ineas. Viracocha aternorizado por la noticia decidi6 abandonar la ciudad a su suerte y march6 a refugiarse en el fuerte de Caquia Xaquixaguana. Can Viracocha partieron sus dos hijos, Urea y Socso.

Editorial Reviews

Alrededor de Urco conviene haeer una corta digresicn: En un anterior trabajo hernos analizada el nornbramiento de Ureo como corregente del Inca reinante, tema al que volveremos cuando traternos las sucesiones incaicas y veamos la costumbre existente entre los curacas de asegurar par nombramienta la he. Pachacuti y Herrera. El padre Acosta no nombra a Urea, pero dice que el inicio de las victorias de Pachacutec se debi6 a que un "herrnano" suyo, que peseta e1senorio en vida de su padre, qued6 vencido en una batalla que libro contra los chancas.

Otros cronistas como Las Casas y Roman-Zamora sefialan a Pachacutec como defensor del Cusco; Calancha asegura que Pachacutec les quito, a su padre y a su hermano, el gobierno; "aunque Garcilaso dice que e1 que quito el Reyno a su padre fue el Viracocha". Herrera en la portada de la Decada Quinta de su cronica ilustra a Inca Urco can las insignias del mando. Volvamos ala leyenda, cuando la lucha entre los incas y los chancas adquiere un caracler epico ante la proximidad de las tropas enemigas.

El mimero ocho, como ya dijimos, representa un multiple de 1a dualidad y par 10tanto de la cuatriparticion, cifras organizadoras que figuran en el sistema cusquefio. La narrativa de Betanzos cobra aqul e1ton a de los largos cantares de 1a tradici6n oral, sin dejar de lado cierta semejanza can los re1atos epicos medieva1es. Cusi Yupanqui envi6 a los tres senores que quedaron can a que buscasen ayuda entre los curacas veclnos, quienes, por temar a los chancas y por las pocas fuerzas incaicas denegaron el socorro.

Los escasos efectivos eusquefios forman parte de las expresianes miticas, pues el triunfo posterior aumento la grandeza del heroe. La leyenda narra que estando solo y muy acangojado par la situacion, el virtuoso joven Cusi Yupanqui se qued6 darmido, y en suefios se Ie apareci6 la imagen del dios Viracocha quien Ie profetiz6 su pr6xima victoria esta parte del mito tiene un rnarcado sabor europeo, pues la tradicicn andina mandaria ofrecer cuantiosos sacrificios a una huaca para asi obtener de ella un oraculo], Al dia siguiente, dsspues de esle suefio, aparecieron los chancas sabre el cerro Carmenca y bajaron en atropellados escuadrones dando voces y alaridos ver Hernandez y otros Segun Cieza, los defensores de la ciudad habian cavada grandes fosos recubiertos de ramas y tierra donde, en su apresurada carrera, fueron cayendo los chancas.

El mito da cuenta de la milagrosa intervenci6n de los puturauca en el momento critico de la lucha, y de c6mo esas simples piedras ganaron vida y se transformaron en fieros sold ados r'esponsables de la victoria de los incas en el momento mas angustioso del encuentro Santa Cruz Pachacuti ; Cobo La fama de los puturaucti alcanz6 gran difusi6n entre los enemigos de los incas, y en ciertas ocasiones los curacas se rindieron s6lo ante el temar de enfrentar a tan aguerrido ejercito.

Mientras tanto, Cusi Yupanqui y los siete jefes "herrnanos" lograron detener la embestida chane a y, aprovechando la situacion, el joven principe se lanzo hacia sus enemigos para apoderarse del idolo a guanea que representaba a Uscovilca, y de su unancha 0 estandarte.

Los chancas, viendose sin su mallqui se dieron a la fuga y no se detuvieron hasta llegar a Ichopampa. Los sinchi 0 curacas vecinos que aguardaban el resultado de la batalla apostados en las alturas cercanas al Cusco, abandonaron sus pueslos para unirse a las victoriosas fuerzas cusquefias y parseguir a sus enemigos. Para Sarmiento de Gamboa , cap. En el encuentro perecieron los dos jefes ehaneas y la desordenada desbandada de sus huestes perrnitio a los ineas reunir un euantioso botln, sueeso de gran trascendeneia para el desarrollo del encumbramiento cusquerio, como 10 veremos mas adelante.

Despues de la victoria conseguida par Cusi Yupanqui, segun detail ada narracion de Betanzos, el joven veneedor aeudi6 al lugar en donde se encontraba el Inca Viracocha para que, de acuardo con la usanza andina, el soberano pisase los despajas de los derrotados chaneas en signa de conquista. Grande seria el desconcierto del Inca al ver ten didos en el sualo a los humilladas chancas; sin embargo. La pretensi6n de Viracocha disgust6 a Cusi Yupanqui quien fue entonces alertado par un capitan suyo de la preparacion de una emboscada contra su persona, y de la salida sigilosa de tropas de Viracocha de la fortaleza en donde se hallaban hacia un destino desconocido.

Dada la situacion, Cusi Yupanqui orden6 que sus efectivos se dividieran en dos partes, una se quedaria con 81y la otra seguiria a la gente de Viracocha para averiguar si se trataba de una emboscada, a si marehaban al CUSCDcan el fin de iniciar algun rnovimiento contra Cusi. Mientras tanto Viracocha aguardaba a Yupanqui en un aposento can los sometidos jefes ehancas tendidos en e1piso, pero Cusi terneroso de una traicion entre a la caJlana rodeado de sus hombres bien armadas. Al insistir Viracocha en que fuese Urco quien asumiera el triunfo, Yupanqui decidi6 recoger el botfn y retornar al Cuseo.

En e1 camino de regreso fue atacado por Ia gente de Viracocha cuando pasaba por un desfiladero pero, advertido, la emboscada fracaso, y el joven hizo su triunfal ingreso al Cusco. Despuas de la segunda derrota de los chan-cas;-Yupanqui per-.

Silvoarable Systems in Europe – Past, Present and Future Prospects | SpringerLink

En cambia, castig6 duramente a los principales chancas ahorcandolos y ponienda sus cabezas en altos palos, siendo sus cuerpos quemados en serial de escarmiento. Luego de esos sueesos, llegaron a1 Cusco noticias de que Inca Ureo se hallaba en Yucay con una junta armada. Yupanqui no aguard6 algun indicio de ataque, sino que rnarcho a Yucay acampafiado de su "herrnano" Roca, En el enfrentamiento, Ureo, que se encontraba sabre la barranca del rio, fue herido par una piedra en la garganta y cayo al agua; trat6 de huir nadando en e1 sentido de la corriente hasta que llego a 1a peiia Chupellusca, una legua abajo de Tarnbo, pera alli fue alcanzado par los soldados de Yupanqui quienes Ie dieron muerte.

E1vencedor de los chancas En un trabajo publicado el afio dedicamos un capitulo para analizar quien fue el personaje que obtuvo la victoria sabre los ehancas. Si bien para el analisis del mito no tiene relevancia quien lagro dicha victoria, S1 10 tiene para la historia ineaica, sobre tado si tamamos en consideraci6n que 1a derrota definitiva de los adversarios del Cuseo ocurri6 s un as cuantas generaclones antes de la aparicion de los europeos en estas tierras. Dicha en otras palabras, los episodios que hemos narrado no son mites de origen, sino narrativa que explica la expansion ineaica, acontecimiento acaecido un siglo antes de la conquista espanola.

Antes de iniciar un analisis de la situacion engendrada par la guerra y derrota de los chancas, cabe preguntarse si efectivamente tuvo lugar un ataque de tribus enemigas a1Cusco y cuando pudo haberse efectuado. A principios del siglo XV el ambito del Cusco y sus alrededores se tornaba estreeho y pequefio para la ambicion, largo tiempo reprimida, de los incas.

Su anhelo de conquista se eneontraba detenido par poderosos vecinos, al mismo tiempo que les hacia falta una organizaci6n para conservar sus posesiones. Mas aun, es muy posible que las guerras que constantemente se repalian contra los mismos enemigos a 10 largo de los primeros reinados incaieos hayan sido realizadas can miras a obtener un balm y no de adquirir posesiones territoriales.

El hecho de acaparar euantiosos despojos era un deseo de los curacas en general, pues can e1 botin podian ser generosos can sus aliados y afianzar sus lazos de reciprocidad y parentesco. Estas circunstancias cambiaron a raiz de la victoria sobre los chancas; los incas no desearon posesionarse de valiosos despojos, sino que su meta fue establecer una situacion de reciprocidad con los jefes de otras etnias, tema que veremos en detalle mas ade1ante. Hasta la llegada de los chane as a Carmenca, a las puertas del Cusco, el curacazgo inca no era ni mas extenso. Cada valle. La expansion chanca iba en linea ascendente y tenia forzosamente que enfrentar un dia a los cusquefios.

Dada esa situacion, es explicable que la victoria de los inc as tenia que transfarmar y cambiar e1equilibria presente hasta ese momenta. Una brecha qued6 abierta en el circulo de vecinos hostiles y los cusquefios se lanzaron a traves de ella a sus guerras de conquista. El crsdito de la victoria conseguida conferia a los incas una enorme ventaja y superioridad sabre los otros sinchi y curacas. Muchos de estes no s6lo tratarlan de aliarse can ellos, sino que la reciprocidad con los del Cuseo fue seguramente muy estimada y buscada.

El camino hacia el explosivo engrandecimienlo inca estaba abierto. Robustecidos y rodeados de prestigio pudieron destruir a los chancas en sus propios territorios, hazafia can la que no podian sofiar anteriormente. Despues de estos triunfos no fue dificil para los cusquefios veneer tambisn a los ayarmacas y afianzar as! Paso irnportante antes de pensar en lejanas eonquistas. Si tom amos 1a guerra contra los chancas como e1 punto de partida para la formacion del Tahuantinsuyu y e1inicio del auge inca.

Sin embargo, esle es un punta muy discutido y ofrece serias discrepancias, par ese rnotivo nos vemos obllgados a realizar un analisis de las Fuentes, es decir de las cronicas. Surge una confusi6n de personajes y episodios que aurnentan e1caracter mitico de los sucesos. Cual sera 1averdad historica? Es indudab1e que a partir del asesinato de Yahuar Huacac se aeumu1an los interrogantes, y en este punta el relata de los erenistas se vuelve nebuloso.

Cieza de Leon menciona la eleccion de Viracocha al poder, y si se examinan los nombres de los jefes militares de estos dos soberanos nos damos cuenta de que son los mismos y que posiblemente pertenecieron a la rnisrna generacion Sarmiento de Gamboa Tambien e1 relata de las visiones del Hacedor, atribuidas tanto a Viracocha como a Pachacutec, en visperas del ataque chanca, tienen un marc ado sabar a canciones de gesta.

Sabre esto ultimo, queremos insistir en el aspecto medieval de la narracion acerca de la aparici6n del dios Viracocha a del Sol y de las plegarias que habria eleva do e1futuro heroe, La can-. Antes del encuentro contra los chancas debieron hacer numerasos sacrificios de llamas, cuyes, hojas de coca, sebo e incluso nifios.

Las huacas andinas y las guanea, piedras sacralizadas, debian recibir ofrend as si se queria obtener su apoyo y benevolencia. Una vez satisfechas hablaban y erniHan oraculos, manteniendo una estrecha vinculaci6n can sus fieles. Par los motives expuestos, nos vemos obligados a comparar las fuentes, es decir la informacion de los cronistas, Las dificultades arranean de la cr6nica de Garcilaso de la Vega quien, en oposici6n a la mayoria de cronistas, sefialo al Inca Viracocha como el triunfador de las jornadas contra los chancas.

Ante dicha afirmacion debemos examinar las noticias surninistradas par Garcilaso y compararlas can las dernas fuentes. Al mismo liempo tenemos que buscar los motivos pOTlos cuales Garcilaso sinti6 la necesidad de cambiar las referencias existentes sobre los acontecimientos. Para una mejor comprension, hemos elaborado un cuadra donde aparecen divididas las diferentes versiones de las cronistas segun los datos que ofrecen. ASl tenemos tres grupos ver pagina siguiente.

En la primera columna figuran dace cronistas, todos ellos atribuyen la victoria a Pachacutec. E1Inca Yupanqui de Cieza de Le6n no podia ser otro que Pachacutec, pues en diversos pasajes de su cr6nica encontramos explicaciones sabre quien fue Yupanqui y dice "que Inca Yupanqui, hijo de Viracacha Inca le acrecento de riquezas" se refiere al Coricancha y en otro 1ugar afiade: "en tiempo del Inca Yupanqui se acrecento de tal manera que cuando murio y Tupac Yupanqui su hijo hobo 81 imperio, quedo en esta perficion" [Seriorfo de los Incas, , caps.

No hay duda poslhle sabre Ia identidad de Inca Yupanqui como hijo de Viracocha y padre de Tupac a sea el noveno saberano de 1a version oficlal de la historiagrafia-Tnc-aIca-. Molina, el cusqueiio, atrihuye a Pachacutec la vision del Hacedor. Cabello de Valboa habla de dos guerras de Yupanqui contra los chancas. En cuanta al relato de Anello Oliva , cap. II , su infermante fue Catari de Cochabamba y segun su decir Viracocha y Pachacutec fueron una misma persona, y le atribuye al primera la sumisi6n de los chancas sin mencionar e1ataque al Cusco.

En la tercera columna figuran los cronistas que no aluden a ninguno de los dos Incas como vencedores, pero proporcionan ciertos datos que pueden ser de utilidad. La conquista de Vilcas significa 1asumision chanca, pues se trataba de un centro importante de dicha etnia, y el personaje que venciera a los chancas en 81 Cusco tenia que continuar 1a guerra en territorio enemigo. Guaman Poma no menciona el ataque al Cusco y mas bien sefiala extensas conquistas realizadas par Yahuar Huacac en territorios pertenecientes a los chancas, y atribuye las mismas hazafias al Inca Viracocha.

Mas arriba hernos manifestado que las luchas entre incas y chan cas duraron largos anos y posiblemente se repitieron can cada gobierno. Para esclarecer los sucesos, cabe notar que Guaman Porna al escribir sabre los capitanes famosos menciona al sexto: Otorongo Achachi, hijo de Inca Raca; al septimo como hijo de Yahuar Huacac, y al octavo capitan como hi]o de Pachacutec, sin nombrar a los capitanes de Viracocha. Existe 1a posibilidad de que Cusi Yupanqui a simplemente Yupanqui perteneciera a la descendencia de 1aguerrera Marna Huaco, pues nacio en ellinaje de Ifiaca Panaca en Cusi Cancha, de un posible ayllu dador de mujeres.

Esta suposicion obligaria a rep1antear el problema y explicaria el lugar preponderante otorgado par este Inca a la pareja mftica de Manco Capac y Mama Huaco, a1 tiempo que reorganiz6 los ayllus y Iinajes. Perc volvamos a la informacion de Garcilaso para preguntarnos si su version, tan diferente de la mayoria, se debi6 a un desconocimiento de los hechos, a la lejania de su tierra natal a a1 tiempo transcurrido entre su partida del Peru y la redacci6n de su cr6nica.

Sin embargo, Garcilaso, segun su propio decir, conecia y consulto Ias cronic as de Acosta y de Cieza de Leon, ambos cronistas contraries a 1a versi6n suya. Un error intenciona1 de. Garcilaso, que podemos probar, es 81 que cometio can las rnomias reales encontradas par Polo de Ondegardo en e1 Cusco. Alli, su deseo de ocu1tar los hechos, de cambiar 0 sustituir a las momias y los nombres de los Incas, es inocultable. Sabemas que la momia del Inca Viracocha fue encontrada par Gonzalo Pizarro en Xaquixaguana quien ordeno fuese quemada. Los indigenas recogieron sus cenizas y las guardaron en una tinaja: afios mas tarde, el licenciado Polo las descubri6 Acosta , lib.

XXV; Calancha , lib. Una suerte sernejante corrio la momia de Tupac Yupanqui a1 ser quemada par Chalcuchima, general de Atahua1pa; fue tambien Polo e1 que hallo. LIV : En cuanto a la momia de Pachacutec, fue hallada por Polo de Ondegardo b en Tococache, adonde habia sido trasladada por los naturales desde su 1ugar original en Patallacta. Polo, a1 referirse ala momia de Pachacutec dice 10 siguiente:. Cabo , lib. XII confirma 1acostumbre indigena de que el conquistador de una region conservaba los idolos del lugar que doblegaba.

A la muerte del Inca pasaban a su linaje 0 panaca. Acosta , lib. XXI menciona tambien el descubrimiento de Polo y describe la momia de Pachacutec en los siguientes terrninos: "hallo traslado de Patallacta a Tococache donde se fundo la parroquia de San BIas. Estaba el cuerpo entero y bien aderezado can cierto betun que pareda vivo.

Los ojos tenia hechos de una telilla de oro, tan bien puestos que no Ie hacia falta los naturales: y tenia en 1a cabeza una pedrada que Ie dieron en cierta guerra. Estaba cano y no Ie faltaba cabello como si muriera aquel mismo dia, hacienda mas de sesenta u ochenta afios que habia muerto". EI detalle que cuenta Acosta de la cicatriz que lucia en Ia cabeza la momia de Pachacutec es eonfirmado por Cabello de Valboa y par Sarmiento de Gamboa , cap.

Estos cronistas afirmaban que e1 Inca habia recibido una herida durante un encuentro, hecho que ayudo en e1reconocimiento de la momia, Otra circunstancia que sirve para identificar a1 Inca es la mendon de sus canas, todos los datos concuerdan sabre la edad avanzada que tenia cuanda muri6. Ahara bien, a pesar de que Garcilaso tuvo los libros de Acosta y de Cieza, todas las referencias que el consigna en su cronies son totalmente distintas.

De las tres momias masculinas que via en la posada de Polo de Ondegardo, alude a la una como perteneciente a Viracocha, la segunda a Tupac Yupanqui y la tercera a Huayna Capac Garcilaso , t. Cuenta Garcilaso que Polo Ie mostro las momias dandole a cada una su nombre, pero ellicenciado no pudo proporcionar esa informacion par ser diametra1mente opuesta a 10 averiguado y escrito por No se puede alegar en favor de Garcilaso que hubiese olvidado y confundido las mornias por haberlas visto..

Es sorprendente que Garcilase no mencione para nada la momia de Pachacutec, y en su lugar nos hable de la de ViracochaoEs asi que cambia arbitrariamente los restos de Pachacutec par los de Viracocha e hizo can los cuerpos de los difuntos Incas 10 que habia hecho can las hazafias de sus vidas. Dicho en otras palabras, treed los cuerpos de los soberanos de la misma manera como hahia cambiado los sucesos de sus gobiernos.

Es decir, permut6 las momias y los acontecimientos de un Inca a otro de manera deliberada. Omitio tambien nombrar al idolo chanca que acornpanaba a1 cuerpo del difunto Pachacutec, cuando sabemos a traves de Cabo que era costumbre conservar las momias de los jefes guerreros junto con los Idolos de los pueblos conquistados par ellos, LA que se debi6 la actitud de Garcilaso de esconder y trastocar los acontecimientos?

Segun el razonamiento europeo, no habta ninguna razon para relatar en forma tan diferente la histocia inca. La explicacion debemos buscarla en los mas puros criterios indigenas que aplico Garcilaso, juzgando los acontecimientos con toda la pasion existente entre las panaca, que en el Cuseo formaban bandos politicos. Garcilaso descendia par su madre de la panaca de Tupac Yupanqui, al igual que Huascar identifieado can Ia misma panaca par su madre Raura Oello; mientras que, segun nuestra investigacion, Atahualpa pertenecia par su madre a Hatun Ayllu.

Las guerras por la sueesian de Huayna Capac tomaron prontamente un giro en torno a litigios y rivalidades entre estas dos panaca reales, perc no nos adelantemos, 10 anticipamos aqui s6lo para tratar de explicar los sentimientos del Inca escritor. Toda esta acumulacion de rencores y odios, aumentados por la quema de la momia de Tupac Yupanqui, y por el ensaiiamiento de los generales de Atahualpa en Huascar y sus deudos, afec..

Par otro lado, como ya hemos visto, silenciar los aeontecirnientos y a1terar los eventos era un hecho frecuente en la historiograffa andina. La misma pasi6n movi6 tambien a Betanzos en sentido contrario, al omitir a Huascar de su lista de soberanos cusquefios de la capaccuna. Su recuerdo se hubiera conservado en su propia y disminuida panaca. Debido al habito andino de adulterar los eventos se hace imposible relatar una historia inca veridica, coherente y segura.

Cada suceso deberia ser comprobado, 10 cual es imposib1e par falta de docurnentaci6n. Esto demuestra que una historia inca podia ser relatada de tres a cuatro maneras diferentes, y en ellas S8 basaron los cronistas. De alii que la guerra contra los chane as tenga que ser investigada can gran cautela para poder asi desbrozar el rnito de la realidad.

De gran ayuda son las referencias arqueo16gicas que pueden colaborar con las noticias etnohist6ricas y, en algunos casas, oponerse a elIas. Gonzalez Carre , ]. Los estudios arqueo16gicos han permitido descubrir mas de ciento veinte asentamientos a 10largo de 1a cuenca del rio Pampas. Para Gonzalez Carre, los chan cas y sus aliados fueron hordas. Adelantaremos aqui una conjetura, muy especulativa, que no podemos probar, pero que creemos necesario plantear y discutir pues es la unica manera de avanzar en 1ainvestigaci6n: en el caso de ser los chan cas y tribus emparentadas los destrudores de la hegemonia wari, la victoria inca serla una remota revancha por un suceso 1egendario acaecido siglos atras, En el Cusco de aquel entonces debian conservarse mitos y recuerdos sabre el pasado, a pesar de haber transcurrido varios siglos desde el final de la tercera epoca wari hasta los inicios del auge inca.

El ejernplo del rnito de Mama Raiguana, diosa de la sierra central y norcentral, conservado en el aclua1 pueblo de Pampas en e1valle alto de Chancay como un relata folcl6rico de una madre campesina, nos permits afirmar la pervivencia de la tradici6n oral Rostworowski ; Arteaga Le6n Es sabre la base de este supuesto que nos permitimos aventurar que algunos soberanos waris llevaron el apelativo Pachacutec, y que Cusi Yupanqui opt6 por el nombre que le recordaba antiguas grandezas de aquella hegemonia, y que posiblamanta se sintio heredero de los legend arias senores waris y deseo emularlos ver la numerosa lista de soberanos dada por Montesinos, cabe 1a lejana posibilidad de que sea una lista de los senores wads.

Por otra parte, cuando en e1 Cusco sucedia algun alboroto mayor en las sucesiones, e1 Inca que obtenia 1a mascapaycha afirmaba su situacion eligiendo un nombre espectacular, como en los casos de Viracocha daspues del asesinato de Yahuar Huacac en la convulsionada situaci6n del Cuseo, de Cusi Yupanqui a raiz de la guerra contra los chancas y la rnuerte de Urco y, par ultimo, de Atahualpa que escogio par apelativo real el de Tisci Capac al triunfar sabre Huascar Quipucamayos de Vaca de Castro ; Santa Cruz Pachacuti ,.

Para sostener, como quiere Imbelloni , un recuerdo milenario y un retorno ciclico es necesario, ante todo, conocer algun tipo de escritura y de compute para contabilizar el paso de los arios. El sistema de los quipu no era suficiente para ese fin; los naturales no llevaron cuentas de esa naturaleza porque no median el tiempo por anos solares. Cuando los espaiioles quisieron saber el nurnero de an as transcurridos desde la muerte de Huayna Capac hasta la llegada de Pizarro en su tercer viaje, la informacion fue confusa y distinta en cada informante.

Si los hispanos no pudieron pre cisar can exactitud los hechos acaecidos s unos cuantos anos antes, men os pudieron los naturales conservar la nocion de mil aiios. Los indigenas no llevaban tampoco el registro de sus edades personales por afios, sino par ciclos biologicos 0 vitales. Esto se nota tarnbien en las innurnerables probanzas de los documentos administrativos y judiciales, como ese testigo indigena que afirm6 no saber su edad porque ellos "no cuentan afios" Espinoza De la misma manera, las edades de Guaman Poma y las narraciones del diluvio son transposiciones de creencias judeocristianas, sin base andina.

Cuando en un mito andino se narran gran des inundaciones 0 torrenciales lluvias, probablemente se trata de las apariciones del fen6meno del Nino, es decir de trastornos en las corrientes marHimas. Los nueve Pachacuti de Imbelloni y las cuentas ciclicas son s una transferenda del pensamiento del Viejo Mundo a los Andes, hecho frecuente en la historiograffa andina. Era un ordenamiento. Numerosos antrop61ogos han realizado estudios en variadas comunidades campesinas del Peru en un esfuerzo por investigar el funcionamiento actual de la reciprocidad y por esclarecer su artieulaci6n y permanencia Alberti y Mayer Otros han comparado culturas antiguas cuya caracerfstica cornun fue el desconocimiento del dinero Polanyi ; Sahlins